CONTACTO DIRECTO CON LA FÍSICA Y LA QUÍMICA DE LOS ALUMNOS DE 3º DE ESO EN EL IES PROFESOR TIERNO GALVÁN



                Algunos grupos de 3º de ESO del IES Profesor Tierno Galván, con el profesor Enrique Bitaube, realizaron una experiencia en las aulas dentro de la asignatura de Física y Química con el objetivo de que los alumnos pudieran comprender de forma práctica las diferencias entre procesos físicos y procesos químicos. Para ello partimos de un zumo de zanahoria morada. Este se caracteriza por poseer la presencia de determinadas moléculas denominadas antocianos que le dan un color violáceo característico.

Con esta práctica,  de una manera sencilla, los alumnos pudieron comprobar cómo el zumo de zanahorias moradas (y concretamente los antocianos), son muy susceptibles de producir distintas reacciones químicas en presencia de distintas sustancias reaccionantes. Además, pudieron apreciar una práctica realizada habitualmente en el mundo de la alimentación como es la clarificación de un zumo para obtener un producto con menor turbidez y más estable desde el punto de vista físico.


En primer lugar, realizamos sobre unos 100 mililitros de zumo un cambio físico mediante la realización de una clarificación. Con este proceso, logramos reducir la turbidez del zumo de forma importante sin afectar a las características químicas del producto. Para ello, adicionamos  gelatina procedente de la proteína de guisante y posteriormente bentonita. Ambos productos fueron previamente hidratados. Mediante la adición de las proteínas conseguimos que aparecieran en el medio moléculas de gran tamaño que facilitaran una floculación por unión de las proteínas y otros coloides del medio. La bentonita se caracteriza por formar en  disolución capas paralelas de alúmina entre las que se introduce las moléculas coloidales de gran tamaño. Tras decantar, observamos un precipitado en el fondo y un aspecto limpio del zumo.

Para la realización de los procesos químicos, realizamos sobre el zumo la adición de varios reactivos que provocaron una reacción con las moléculas de antociano del zumo y un consiguiente cambio en el color del zumo. Así, partimos de cuatro muestras de unos 20 mL del mismo sobre las que realizamos la adición de pequeñas cantidades de sosa cáustica, ácido cítrico, agua oxigenada y metabisulfito de potasio. Tras la adición de la sosa cáustica, el zumo tomó un color verdoso; con el ácido cítrico, el color tornó a  un rojo intenso; con el agua oxigenada, se observó un rápido pardeamiento del zumo y, con el metabisulfito potásico, se produjo una decoloración del mismo.

Tras la experiencia realizada los alumnos mostraron un especial interés por conocer más a fondo distintos procesos del sector de la alimentación como pude comprobar con sus numerosas preguntas y comentarios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Soleá de Alcalá

Aprendizaje Cooperativo y P.C.C

"UN SORBO DE LECTURA"